Haciendo nuestros núcleos

Por Orlando Valega
Productor apícola de Apícola Don Guillermo
Email: apicoladonguillermo@yahoo.com.ar


IMPORTANCIA DE LAS ABEJAS NODRIZAS

Entiéndase como abejas nodrizas a las obreras mas jóvenes, desde que nacen y durante sus primeros 15 días de vida adulta. Son las encargadas de alimentar a la reina, las larvas de obrera, zánganos y de futuras reinas, son las abejas llamadas cereras, por ser las que producen la cera para labrar los panales. Son las únicas que producen jalea real y cera, son menos agresivas inclusive en las africanizadas y se las encuentra siempre pegada a los panales con cría. La abeja nodriza solamente abandona el nido para practicar vuelo y evacuar los desechos orgánicos, el resto del tiempo se dedica a preparar el alimento de las larvas, las que reciben durante los primeros tres días jalea real y luego una mezcla de jalea, polen y miel. El polen es recolectado de las flores por las abejas pecoreadoras(abejas mas viejas recolectoras) y transferido dentro de la colmena a las nodrizas.

La entrada de polen es proporcional a la cantidad de cría abierta que posea la colmena (en estado de larva). Si observamos detenidamente un enjambre recién llegado que se metió en un cajón vacío, comprobaremos que los tres o cuatro primeros días no entra polen y las pecoreadoras se dedican a traer abundante cantidad de miel y recién al cuarto día empieza el ingreso de polen que se incrementa al igual que la cría, a medida que pasan los días. Esto se debe a que al principio, apenas instalado el enjambre, la reina inicia la postura, cuyos huevos recién nacerán al tercer día, momento en que necesitan ser alimentados y automáticamente se inicia la recolección de polen.

Estos enjambres son muy activos y crecen en forma explosiva, es impresionante el desarrollo que obtienen en pocos días, y este fenómeno se debe a que la colmena al enjambrar sale con la reina vieja pero con muchas abejas nodrizas, que son las que estimulan la postura de la reina sobrealimentándola con jalea, al igual que a las nuevas crías. Son ellas las que rápidamente labran con cera los nuevos panales.

Hay otro proceso biológico que se produce en la enjambrazón que seguramente propicia también el vigor notable de los enjambres: Cuando las colmenas entran en la mielada fuerte, el ingreso de miel compite por espacio con la postura de la reina, la miel empuja a la postura hacia abajo y la reina tiene cada vez menos espacio para poner, la postura disminuye y en consecuencia disminuye la cría para alimentar, la reina pierde el atractivo olor que provocan las feromonas, a consecuencia de la disminución de la postura y las obreras son inducidas a formar celdas reales de enjambrazón que normalmente se ubican en los bordes, lugar donde la reina se vio obligada a poner los últimos huevos. A partir de este momento la colmena tiene gran cantidad de individuos en su mayoría nodrizas y una buena cantidad de abejas jóvenes de mas de 15 días de edad pero que por no haber alimentado larvas con jalea, esta se reutiliza, se mantienen por más tiempo como si fueran nodrizas. (Este fenómeno es similar al que ocurre con las abejas longevas de invierno). Cuando el enjambre sale deja un buen numero de abejas “jóvenes longevas” y pecoreadoras que permiten el nuevo desarrollo -junto a una reina nueva- de la colmena. Tanto el enjambre como la colonia que queda tienen suficiente cantidad de abejas productoras de jalea real y de esa forma se mantiene un equilibrio en el desarrollo de ambas colmenas.

La proporción de crías, nodrizas y abejas pecoreadoras varia según el momento de desarrollo de la colmena, al principio de temporada se incrementa primero la cría y las nodrizas, y luego para la mielada, la proporción de abejas pecoreadoras es superior al de nodrizas. Podríamos decir que las abejas nodrizas producen crías, jalea real y cera; las pecoreadoras miel, polen, y propóleos. También podríamos decir que la producción de polen es proporcional a la producción de cría. Que el desarrollo de un núcleo depende mucho de la cantidad de abejas nodrizas y que para producir mucha miel necesitamos gran cantidad de abejas pecoreadoras.

Es importante tener en cuenta este proceso natural al momento de decidirnos a preparar nuestros núcleos, o producir polen, miel, jalea, etc.

¿QUE TIPO DE CRIA UTILIZAR PARA ARMAR NUESTROS NÚCLEOS?

Desde ya que utilizaremos abejas nodrizas que son más dóciles, menos agresivas y mas receptivas de la celda real. En este artículo no voy a explicar como confeccionar el núcleo, simplemente voy a tratar de demostrar porque conviene usar cuadros con cría abierta y no cría cerrada.

En un artículo anterior comenté que las colmenas tienen una población de abejas obreras y zánganos en distintos estadios de desarrollo y que la cantidad relativa de individuos en cada estadio variaba con el desarrollo de la colmena, pero en términos generales tenemos; huevos recién puestos, larvas (cría abierta) y pupas (cría cerrada) abejas nodrizas y abejas pecoreadoras.

Para entender mejor voy a explicar primero lo que sucede si armo el núcleo con nodrizas, cría cerrada y una celda real.

Veamos que pasa en la colmena dadora de abejas y crías. En la colmena proveedora las nodrizas están alimentando a las crías abiertas. Si sacamos a las nodrizas acompañadas con cría cerrada, ¿Quién alimentará a las crías? Es evidente que se va a generar un desequilibrio en la colmena con el consecuente retraso de la misma.

En el núcleo, al no haber crías para alimentar, las nodrizas si bien se harán mas longevas, lo mismo perderán una buena parte de su capacidad de producir jalea real. La cría cerrada que se le colocó nacerá en promedio a la semana de haber confeccionado el núcleo, cuando todavía no hay cría nueva para alimentar. Recién a los 15 días de colocada la celda se puede esperar el nacimiento de las primeras crías y a los diez días más se supone que ya va a haber gran cantidad de crías para alimentar, momento en que las abejas que nacieron de la cría cerrada van a tener más de 15 días de nacidas y por consiguiente habrá disminuido la capacidad de segregar jalea. Cuando la cría nueva mas necesita de las abejas nodrizas, ya no las tiene.

¿Que pasa si en vez de cría cerrada utilizo cría abierta y una celda real?

En la colmena dadora retiramos las crías abiertas y también a las nodrizas para que las alimenten, quedan pecoreadoras y cría cerrada, que al nacer, se encargaran de cuidar a las nuevas crías que vayan naciendo. Si bien la colmena se atrasa, no se produce tanto desequilibrio.

En el núcleo las nodrizas alimentarán a las crías(abiertas) que nacerán en promedio a los 17 días. Estas nodrizas nacerán junto con las primeras crías nuevas y de esa forma estarán en buenas condiciones y con abundancia de jalea real para alimentarlas.

Al utilizar cría abierta logro hacer coincidir los periodos de mayor requerimiento de alimentos con una mayor oferta.

Algo importante a tener en cuenta es el hecho de que las crías abiertas inhiben el desarrollo de los ovarios en las obreras, con igual o más intensidad que las feromonas de la reina. Utilizando cría abierta retrasamos el desarrollo de los ovarios y por lo tanto disminuimos el riesgo de que la colmena se haga zanganera(*)

¿COMO HACER NÚCLEOS CON CELDA REAL?

Necesitamos abejas nodrizas, cuadros con cría abierta, cuadros con miel y polen y la celda real a punto de nacer que injertaremos al nuevo núcleo.

Antes de disponernos al armado de los núcleos es importante saber en que fecha dispondremos de las celdas reales por nacer. Uno o mejor dos días antes de la fecha en que dispondremos de las celdas, iniciamos la preparación de nuestros núcleos. En caso de mal tiempo que nos imposibilite confeccionar con debida anticipación los núcleos, unas pocas horas de orfandad normalmente son suficientes si se utilizan abejas nodrizas.

Las colmenas que se van a utilizar para sacar nodrizas deben ser sanas, fuertes y con abundante cantidad de abejas jóvenes.

Dijimos que las abejas nodrizas están siempre pegadas a los cuadros con cría y muchos apicultores, para confeccionar los núcleos, levantan los cuadros cubiertos de nodrizas y lo sacuden dentro de los nucleros o en un cajón grande llamado cajón nucleador. El problema mas grande consiste en evitar que pase la reina con las nodrizas. Por lo tanto deben encontrar primero a la reina y separarla con riesgo de dañarla sin querer, además del tiempo que requiere esta tarea. Una vez que se separó la reina, después de mover los cuadros buscándola, ocurre que las nodrizas ya no están pegadas a los cuadros, o al menos ya quedan menos y están muy mezcladas. Hay que sacudir varios cuadros con abejas y poner en exceso a fin de que queden suficiente nodrizas, seguramente que habrá que separar a unos pocos metros a los núcleos y dejarlos hasta el día siguiente para que las abejas viejas que pasaron con las nodrizas vuelvan al nido. Para evitar todos estos inconvenientes, inspirados por el gran criador de reinas, el Sr. Jacinto Naveiero, diseñamos el siguiente método:

Si decidimos hacer 40 núcleos debemos llevar al apiario proveedor de cría y nodrizas: 40 alzas, 40 rejillas excluidoras, 40 alimentadores, 40 nucleros de 4 cuadros, 40 cuadros con miel operculada 80 cuadros limpios y labrados o con cera estampada.

1º PASO: ARMAR EL CAZA NODRIZAS. Colocar al costado de cada colmena dadora un alza provista de dos cuadros limpios, uno de miel, un alimentador y una rejilla. Destapar la colonia dadora, seleccionar dos cuadros con cría abierta, desabejar y colocar en el centro de nuestra alza extra, reemplazar por los cuadros vacíos. A un costado de los cuadros con crías a modo de tapa se coloca el cuadro con miel y del otro lado el alimentador. Se hace un poco de humo sobre los cabezales de la colonia dadora para que las abejas bajen y se coloca la rejilla excluidora, por encima el alza con los cuadros de crías, el alimentador y el cuadro de miel, y se tapa. Esta operación se hace cuarenta veces hasta terminar el material. Las abejas nodrizas buscan inmediatamente a las crías para alimentarlas y suben al alza con lo cual se las separa de las demás y de la reina. Con la rejilla se evita el trabajo de buscar y manipular a la reina. Esta queda abajo y no hay peligro de pasarla al nuevo núcleo.

2º PASO: CONFECCIONAR EL NUCLEO. Colocar detrás de cada colmena dadora, en el piso, un cajón nuclero vacío con la piquera tapada si se van a retirar inmediatamente los núcleos o destapada si se van a retirar mas tarde o al día siguiente. Se hace muy poco humo en la piquera y se retira la tapa con suavidad y sin ahumar, se vuelcan las abejas que vienen prendidas con un leve golpe dentro del cajón nuclero, seguidamente con las dos manos se toma de ambos lados los tres cuadros y el alimentador, con movimientos firmes pero suaves, se introduce en un solo acto a los cuatro componentes a la vez en el cajón nuclero, se tapa el cajón nuclero, se retira el alza, la rejilla y se tapa la colmena dadora.

3º PASO: TRASLADO DE LOS NUCLEOS. Si los núcleos van a quedar en el mismo apiario no es necesario tapar los nucleros, simplemente una vez que terminamos de armar los cuarenta núcleos los colocamos apartados de las colmenas dadoras en un sector destinado para estos. Deben estar separados, como mínimo dos a cuatro metros uno del otro, colocados con las piqueras opuestas en sentido norte a sur. Tratar en lo posible de colocar los núcleos en forma desordenada y a distinta altura uno de otro para que cada uno tenga una referencia sobre su ubicación bien definida para las abejas y por sobre todo para la futura reina. Una vez que se le asigno una ubicación a cada núcleo ya no debemos moverlo de lugar.

Si los núcleos se van a ubicar en otro apiario esperamos a que anochezca y lo trasladamos. Si se hicieron por la mañana dejarlos transitoriamente a unos metros de las colmenas dadoras con las piqueras abiertas para que las pocas abejas pecoreadoras que pasaron vuelvan a la colmena de origen y queden solo las nodrizas. Si prefiere, puede dejar siempre de un día para otro el traslado de los núcleos pero por una cuestión económica es preferible hacer todos los pasos en el mismo día.

4º PASO: INJERTO DE LA CELDA. Pasada las seis horas de confeccionado el núcleo las abejas nodrizas ya se sienten huérfanas y comienzan a formar las futuras celdas reales para hacer una nueva reina. Para asegurar y evitar que las abejas destruyan las celdas reales conviene esperar 24 hs y luego injertar la celda con la reina por nacer. Algunos aconsejan destruir las celditas formadas por las nodrizas para evitar de que rechacen a la celda injertada dando prioridad a las propias. Nosotros nunca tuvimos ese problema ni en los casos en que se injertó a las seis horas. Es muy probable que el rechazo se deba a la mala calidad de la celda que se coloca y que no resulta atractiva para las nodrizas -celdas muertas, inmaduras, débiles, etc.-. Para injertar la celda se retira un cuadro con crías del futuro núcleo. Si la celda es artificial; se presiona la parte plástica de la celda sobre la cría del panal, -preferentemente en el centro del mismo- con la punta de cera hacia abajo. Si la celda es natural se debe practicar un hueco en el panal del tamaño del trozo de panal que porta la celda y se lo enchufa en el mismo con la punta de la celda hacia abajo. También se la puede colocar colgada de un alambre acerado entre dos cuadros del centro.

Si se dispone de celdas para hacer un repaso se revisa a los 2(dos) días con mucho cuidado para ver si nació la reina de la celda que pusimos. Si nació se va a observar a la celda perforada en la punta, queda como una tapita que a veces se desprende y cae y otras veces se la ve prendida de la celda. Las celditas propias ya no están, al aceptar a la nueva reina destruyen las celdas propias. Si está cerrada la celda o si el hueco se encuentra en la base de la celda significa que las abejas rechazaron el injerto y se van a notar a las celdas propias mas crecidas. En estos casos se vuelve a colocar otra celda.

Este repaso a los dos días se puede hacer si confeccionamos los núcleos solamente con abejas nodrizas, ya que las pecoreadoras al ser mas agresivas pueden asfixiar (embolar) a la nueva reina cuando revisamos el núcleo. (Las reinas jóvenes son muy nerviosas, son las primeras en reaccionar al humo, Este estado de nerviosismo puede ser interpretado como una agresión por las obreras que reaccionan matando a la reina por asfixia).

A los 15 días debería haber huevos y las primeras crías, esta revisión se debe hacer con mucho cuidado usando poco humo y moviendo los cuadros con mucha suavidad para evitar poner nerviosa a la nueva reina y por tal motivo que las abejas la asfixien.. Si no tiene cría y habíamos constatado de que nació y ya no disponía de celditas, seguramente que no tiene reina o que la reina que tiene es estéril. Se puede intentar un nuevo injerto pero para eso hay que matar la reina estéril y agregar cuadros con cría abierta a fin de frenar el desarrollo de los ovarios de las obreras. Lo mejor es que juntemos al núcleo fallido con otra colmena y empecemos de nuevo. Si dejamos pasar más tiempo, la reina estéril o una abeja obrera desarrollará los órganos reproductivos y comenzará a poner huevitos de zánganos ya que no se fecundó (colmena zanganera).

¿CUÁNDO PASARLO A CÁMARA?

Hemos partido de un núcleo formado por dos cuadros con cría, uno de miel y si se quiere; un alimentador.

A los 14 días de haber nacido la reina ya debe encontrarse en plena postura de huevos. A los 21 días comenzarán a nacer las primeras abejas nodrizas que se incrementaran con el pasar de los días. Es decir, que las primeras nodrizas comenzarán a nacer a los 45 días de haber hecho el núcleo. A partir de este momento comienza el crecimiento real del nuevo núcleo que ya tendrá vida propia.

Para confeccionar los núcleos utilizamos cría abierta, que seguramente tardará unos 15 días promedio en nacer, momento en que se inicia la postura de la nueva reina. Hasta aquí la población se incrementará porque al paquete de abejas nodrizas que incorporamos al núcleo hay que sumarle las abejas que nacerán de los panales con cría que colocamos para confeccionar el núcleo. A partir de este momento y por 21 días, hasta que nazcan las primeras obreras; la población sufrirá un leve descenso. A partir de los nuevos nacimientos la población volverá a crecer.

A partir del momento que se inicie la postura de la nueva reina se irán ocupando los panales con la cría nueva y muy pronto habrá que poner un cuadro más a fin de no detener la postura. Pronto parecerá que el núcleo ya está lleno de abejas y de crías y que ya es momento de hacer el paso a cámara. En realidad, como indicamos en los párrafos anteriores, esta gran población se debe a que han nacido todas las crías de los cuadros que colocamos en el núcleo, pero todavía no hay un crecimiento que sea el producto de la postura de la nueva reina. Recién después de los 60 días de iniciado el núcleo se lo pasará a la cámara, si es que se nota una gran población y por lo menos tres cuadros con cría.

Un amigo apicultor me comentó que sus núcleos tenían tan buen desarrollo, que a las tres semanas ya tuvo que pasarlos a cámara porque tenían 4 cuadros con cría y tantas abejas; que no entraban todas en el núcleo. Es probable que un núcleo armado con tres cuadros de cría y uno de miel, al poco tiempo tenga tantas abejas que no entren todas en el núcleo ya que de cada cuadro pueden nacer hasta 5.000 abejas. También es posible que una buena reina complete en dos semanas de postura, los cuatro cuadros con cría. Y así, a las tres semanas, mejor a las cuatro; se encuentre en el estado en que describió mi amigo. Esto no significa que el núcleo esté en condiciones de pasar a cámara ya que este crecimiento no es producto de la postura de la nueva reina, es a consecuencia de poner muchas nodrizas en el nuclero y tres cuadros con cría que pueden alcanzar a una población de 15.000 a 20.000 abejas, que para un núcleo es mucho. Después de este violento crecimiento comienza una etapa en que se pierde población por muerte de las abejas que colocamos en el nuclero y todavía no hay reposición por nuevos nacimientos. Solamente después de los 45 días y una vez afianzada la postura, recién comienza el crecimiento genuino.

Para pasar el núcleo, primero lo desplazamos un poco al costado y en su lugar colocamos el cajón definitivo. Retiramos la tapa del núcleo y comenzamos a pasar primero el cuadro de uno de los costados y lo colocamos junto a la pared del cajón en la misma posición en que estaba, a continuación colocamos los demás cuadros en la posición en que estaban y luego un cuadro con cera estampada, para cerrar un separador o simplemente un alimentador. Algunos colocan un poncho para proteger al nido del frío. Una vez que las abejas labraron los 5 cuadros y se nota que está saturado de abejas es el momento de agregar otro cuadro con cera estampada, esta vez colocaremos el cuadro nuevo en el penúltimo lugar, en cualquiera de los dos sentidos. Seguiremos a medida que avanza colocando cuadros en el penúltimo lugar, pero si avanza demasiado rápido; colocaremos además un cuadro vacío en el lado opuesto, contra la pared del cajón, o del alimentador.

Una vez que completamos de colocar todos los cuadros de la cámara, colocaremos la media alza con 5 cuadros labrados y 4 de cera estampada, intercalados con los labrados, de manera que siempre quede en los extremos, contra las paredes de la media alza, un cuadro labrado. Esto es para obligar a la colonia a labrar los cuadros de cera estampada. Si colocáramos todos los cuadros con cera estampada es probable que las abejas no los labren a menos que se tenga mucho ingreso de néctar.

Una vez que la colonia ocupó el alza y media ya tenemos completa la cámara de cría de nuestra colmena. A partir de ahora colocaremos más medias alzas para producir miel y siempre 5 cuadros labrados y cuatro sin labrar

.

Orlando Valega
Productor apícola de Apícola Don Guillermo
Email: apicoladonguillermo@yahoo.com.ar


Realización : Gilles RATIA
Actualizado el : 17/03/01
APISERVICES - Copyright © 1995-2005
Alto de página Alto de página